Un plan “antitamayazo” para salvar la investidura

JAVIER CASTILLO – BRUNO FORTEA

Un solo voto en contra de algún diputado socialista podría tumbar la investidura de Pedro Sánchez. Las cuentas en el Congreso están muy ajustadas entre los partidarios y los detractores del ejecutivo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. Si todo sale según el guión previsto, Sánchez revalidará la presidencia del Gobierno por una diferencia de tan solo dos votos de margen: 167 a favor y 165 en contra. Cualquier disidencia dentro de las filas socialistas serviría para forzar un empate a 166 escaños y, en consecuencia, frustrar la reelección de Sánchez. 

Cualquier disidencia dentro de las filas socialistas serviría para frustrar la investidura de Sánchez

Consciente de esta fragilidad aritmética, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, apeló durante el primer debate de investidura a la “valentía” y a la “dignidad” de algún diputado del PSOE para que rompa la disciplina de voto y torpedee la elección de Sánchez. La propuesta de Arrimadas indignó al presidente en funciones, que le reprochó su incitación al “transfuguismo”. Este llamamiento público enlaza con la ronda de contactos telefónicos que la líder de Ciudadanos mantuvo con algunos barones autonómicos para intentar convencerles -sin éxito- de cambiar el sentido del voto de los diputados de sus territorios. 

En paralelo, varios diputados socialistas han recibido presiones por redes sociales, algunas de las cuales en forma de “amenazas y coacciones”, según ha manifestado el PSOE. La portavoz Adriana Lastra ha explicado que llevarán ante la justicia varias situaciones de acoso por WhatsApp que han vivido algunos parlamentarios, como el segoviano José Luis Aceves o la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera. Todo ello con la finalidad de conseguir que retiren su apoyo a la investidura de Sánchez.

El PSOE denunciará las «amenazas» y las «coacciones» que han recibido varios diputados por redes sociales

No sería la primera vez que un diputado impide la investidura del candidato de su propio partido. Esto es lo que periodísticamente se conoce como “tamayazo”. En 2003, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, dos diputados autonómicos del PSOE en la Asamblea de Madrid, evitaron que el candidato de su propia formación, Rafael Simancas, fuese elegido presidente de la Comunidad de Madrid.

El PSOE había obtenido 47 escaños en las elecciones autonómicas de mayo, ocho menos que los 55 que había logrado el PP. No obstante, el pacto entre los socialistas e Izquierda Unida, que tenía nueve diputados, daba una mayoría parlamentaria de 56 escaños, es decir, los votos necesarios para que la investidura del líder socialista saliese adelante. Pero el día de la votación las cosas no salieron según se había planeado. Los diputados socialistas Tamayo y Sáez no aparecieron y la investidura de Simancas como presidente de la Comunidad de Madrid fracasó.

El «tamayazo» evitó que Rafael Simancas fuese elegido presidente de la Comunidad de Madrid en 2003

En consecuencia, las elecciones se repitieron en octubre y los resultados cambiaron. El Partido Popular obtuvo mayoría absoluta con 57 escaños y Esperanza Aguirre fue investida como presidenta autonómica de Madrid. Tamayo y Sáez fundaron un nuevo partido y también se presentaron a las elecciones bajo las siglas de Nuevo Socialismo. Obtuvieron el 0,22% de los votos a la Asamblea de Madrid.

Pedro Sánchez podría no ser presidente si se produjera un nuevo “tamayazo” en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, frente a esta posibilidad, el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu ha explicado en una entrevista a Catalunya Radio que “si algún voto que se presupone que tiene que votar a favor o abstenerse no lo hace, habría que llevar a cabo un plan antitamayazo».

Esquerra Republicana también estaría abierta a esta posibilidad. Por esta razón, aunque ambos partidos tenían pensado abstenerse en la investidura de Sánchez, si fuese necesario, algún diputado de EH Bildu o ERC votaría a favor del candidato socialista. Pese a que haya “tamayazo”, la investidura no peligra.

Comments are closed.