Se abre el camino para atravesar un agujero negro

Los agujeros negros son un misterio para la ciencia y una fuente inagotable para la ficción. Sabemos que surgen a raíz una estrella tan masiva que colapsa al ser literalmente aplastada por la fuerza de la gravedad. En consecuencia, la estrella inicial queda totalmente comprimida en un punto de densidad infinita llamado singularidad. La gravedad llega a ser tan poderosa en esa región del espacio que nada, ni siquiera la luz, puede de escapar de su fuerza. ¿O sí?

El pasado 9 de enero, Gaurav Khanna (profesor de Física de la Universidad de Massachusetts) escribió en la revista Live Science acerca de la posibilidad de que la baja densidad de algunos agujeros negros permita que éstos sean atravesados por naves espaciales. Según sus últimas investigaciones, esto ocurriría cuando el agujero gira sobre sí mismo. En este momento, el horizonte de eventos, que es el nombre que recibe la línea imaginaria que separa el agujero del espacio-tiempo, se agranda. Y por lo tanto, la densidad del mismo se distribuye y su fuerza se debilita.

Partes del agujero negro

Partes del agujero negro

Según Khanna, “la singularidad con la que tendría que lidiar una nave espacial es muy suave y podría permitir un pasaje muy pacífico”Es decir: no se dañarían los objetos que interactuasen con ella. Sin embargo, el profesor advierte que su hipótesis se basa en “simplificaciones” de la realidad, ya que sería necesario que el agujero negro estuviese completamente aislado para que no interviniesen alteraciones por parte de otras estrellas, del polvo o la radiación. Queda pendiente para su equipo la repetición del estudio en un entorno más realista, del que tal vez salga la respuesta a una de las grandes preguntas de la ciencia.

Comments are closed.