La huelga general se pospone al 21 de febrero para que pueda ser «masiva»

La huelga prevista para el jueves 7 queda desconvocada. Después de varios cambios, la Intersindical-CSC ha decidido aplazar la huelga general. La nueva fecha elegida es el día 21 de febrero. La decisión ha sido comunicada por la portavoz del sindicato, Roser Palol, en El matí de Barcelona esta mañana, suponiendo un repentino cambio de planes. La decisión ha intensificado la pregunta que se ya manejaba desde hace días: ¿Se trata de una huelga laboral o política?

Desde la Intersindical aseguran que el aplazamiento se hace con el objetivo de ganar más tiempo para organizar una «huelga masiva» y conseguir así que esta tenga más fuerza, tal y como han pedido algunos comités. Sin embargo, no todas las partes dentro del movimiento estaban de acuerdo en cambiar la fecha de la movilización, pues algunos integrantes querían mantenerla el día previsto.

Según ha informado el sindicato, los motivos de la huelga son de carácter laboral. Esta se presenta bajo el lema “sin derechos no hay libertad” y tiene como objetivo exigir la derogación de la reforma laboral de 2012, impulsada por el Partido Popular, en la cual se rebajaba la indemnización por despido improcedente, se ampliaban las causas del despido objetivo y se eliminaba la necesidad de autorización previa de la administración para los ERE, entre otras medidas. Otras demandas que también se incluyen en la protesta son una subida del salario mínimo interprofesional para Catalunya de hasta 1200 euros; la recuperación de las “leyes sociales” que consideran coartadas por el Tribunal Constitucional; y la reivindicación de la igualdad de género en todos los ámbitos laborales.

Esta convocatoria ha sido criticada por una posible falta de transparencia debido a que puede convertirse en una huelga política y no laboral, dadas las circunstancias políticas del momento. Esto se debe a que, inicialmente, la central sindical había anunciado el parón general para los días 5,6 y 7 de febrero, coincidiendo con la fecha prevista para el juicio del 1 de Octubre. Sin embargo, a sabiendas de que el juicio se celebrará finalmente el 12 de febrero, la huelga también ha sido movida de fecha.

La convocatoria ha recibido el apoyo de asociaciones independentistas como ANC, Òmnium Cultural y la CUP. Otros sindicatos, como el de Enseñanza o el Sindicat de Estudiants dels Països Catalans (SEPC), también se han unido a la reivindicación. De modo que el cambio de fecha supone una nueva movilización de recursos. Muchas instituciones del ámbito social y estudiantil ya estaban preparadas para ir a la huelga el jueves, un apoyo que la propia Intersindical agradeció vía Twitter. Ahora, tendrán que esperar dos semanas más para poder salir a la calle y reivindicar los derechos laborales. Entonces se verá hasta qué punto la huelga se convierte en una protesta en contra del juicio del procés, que el 21 de febrero ya se habrá celebrado, si todo sucede según lo previsto.

 

Comments are closed.