«Cuando las mujeres nos organizamos podemos cambiar la historia»

La escritora y activista feminista Barbijaputa publica su último libro, Nadie Duerme

Barbijaputa es el pseudónimo de la escritora, tuitera y activista feminista anónima colaboradora de eldiario.es. A principios de noviembre ha publicado su última novela Nadie Duerme. Autora de las obras La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal y de Machismo: 8 pasos para quitárselo de encima, esta vez vuelve a la ficción con una distopía feminista. En un mundo gobernado por la ultraderecha, las mujeres toman las armas para acabar con el sistema. Una historia que no está dejando indiferente a nadie.

¿De qué va el libro?

El libro va de un país ficticio donde gana las elecciones un partido fascista. A partir de ahí, empieza a haber mucha represión contra las mujeres, personas migrantes, colectivos vulnerables, LGTBI, etc. Y la población empieza a tener cada vez más miedo por la represión y empiezan a callar. Pero entonces hay un grupo de mujeres que se organiza para intentar derrotar el sistema, levantando las armas. Y… no te quiero hacer más spoiler.

¿Como se le ocurrió esta idea?

Estaba un poco harta de distopías feministas donde las mujeres sufren todo el rato, les pasan cosas muy malas, y nunca rompen en lucha. Entonces, entre eso y el ascenso de Vox, pues se me ocurría que muchas de estas cosas de las distopías podían pasar aquí. Y como tenía ganas de leer una historia donde las mujeres se empoderasen y supieran organizarse para luchar contra un sistema opresor, y no la encontraba, pues la escribí yo.

¿Cuál es la intención de esta novela? ¿Entretener, educar o concienciar?

Entretener es secundario. El anterior libro lo escribí con ganas de entretener y de contar una historia. Pero este lo he escrito más desde «las tripas”, explicando una fantasía, que las mujeres nos organizemos. Aunque espero que no haya que hacerlo ni en ese contexto ni en esos términos. Pero tenía ganas de explicar y dar ideas de cómo las mujeres nos podemos organizar, y de que somos más poderosas de lo que nos creemos.

¿Qué recepción está teniendo la novela?

Hay que tener en cuento que es un libro que no puedo decir que sea para todo el mundo. Hay un público objetivo, y creo que la mayoría de la gente, del país, no son ese público objetivo. Estamos hablando de mujeres que cogen las armas para enfrentarse a un gobierno. Entonces, si ya hay mucha derecha en contra del feminismo, imagínate de un feminismo que coge las armas. Aun así, estoy muy contenta, porque la gente que lo está leyendo está entendiendo perfectamente lo que yo quería decir y les ha emocionado, a pesar de que dicen que es muy duro. Aunque yo creo que la portada y el título del libro ya dan pistas de que no va a ser una balsa de aceite.

Por lo tanto, al público al que se quiere dirigir, ¿son mujeres feministas?

No solo mujeres feministas, simplemente mujeres. Aunque también hay hombres que lo están disfrutando, hombres que entienden el sistema en el que estamos, que no son reaccionarios, que quieren abandonar el machismo. Pero yo lo he hecho pensando en las mujeres. Las protagonistas son mujeres, y no se habla de hombres, mas que para los que copan el gobierno. Y esto lo he hecho queriendo, para que las mujeres sean las máximas protagonistas. Por lo tanto, en realidad, estas lecturas las puede disfrutar cualquiera, pero en un país tan machista pues va a haber, por supuesto, muchos hombres a los que no les interese, o a los que directamente les horrorice, la posibilidad de que haya mujeres que combatan.

¿Cuál es la idea que quiere transmitir con el libro?

Que las mujeres, cuando nos organizamos, si lo hacemos, podemos cambiar la historia de un país, y hasta del mundo. El problema es que no estamos organizadas. Pero que podemos hacerlo, y en otros contextos, que no hace falta que llegue el fascismo para ello, podemos hacerlo antes y de muchas formas. Y mi intención es que las mujeres sepamos lo poderosas que somos cuando nos juntamos, y hablamos, y pensamos. Somos muy poderosas, lo que pasa es que todavía no nos hemos enterado.

Comments are closed.