50.000 personas piden que se les prohíba apostar y jugar

Javier Castillo / Serena Gabriela Iordache

El número de inscritos en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIAJ) ha superado en 2019 las 50.000 personas por primera vez, según los datos aún no confirmados del director general de Ordenación del Juego, Juan Espinosa. El RGIAJ es un censo estatal del Ministerio de Consumo en el que pueden apuntarse de manera gratuita y voluntaria quienes quieran que se les prohíba el acceso a apuestas online y la entrada a bingos, casino y salas de juego. Este registro también incluya a aquellas personas que hayan sido declaradas incapacitadas para los juegos de azar por sentencia judicial firme.

Según la información publicada por eldiario.es, el director general de Ordenación del Juego ha explicado que esta cifra supone un “ascenso muy considerable” de las personas inscritas en el RGIAJ. De hecho, esta estimación supone un aumento aproximado del 15% respecto a las 43.796 personas que estaban registradas en el año 2018. A falta de que se publiquen los datos oficiales definitivos, esta es la primera vez que el censo del Ministerio de Consumo supera los 50.000 inscritos desde su creación en 2012, cuando sustituyó al antiguo Registro de Prohibidos a Bingos y Casinos.

Las personas que se inscriben en el RGIAJ deben permanecer un mínimo de seis meses en el registro. Una vez realizada la inscripción, la prohibición para jugar o apostar dura el tiempo que decida la propia persona. No es posible elegir la vigencia de la inscripción en el censo del Ministerio de Consumo, sino que la duración de la prohibición es indefinida hasta que la cancela el propio inscrito. Además, la restricción también se aplica a los juegos online puesto que, tal y como explica la Dirección General de Ordenación del Juego en su página web, antes de permitir a un usuario acceder a los juegos y apuestas en línea “el operador está obligado a comprobar su posible inscripción en el RGIAJ”.

Nueva medida contra la publicidad del juego

Coincidiendo con el Día Internacional del Juego Responsable, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha anunciado este lunes un Proyecto de Real Decreto para reducir la publicidad de juegos de azar y de las apuestas online. Des de que tomó posesión de su cargo en el gobierno de coalición, Garzón ya advirtió que reforzaría la legislación, ya que según afirmó este tipo de publicidad puede generar ludopatía y se considera “un problema de salud pública”.

Entre las medidas que ya se han dado a conocer está la prohibición de las campañas publicitarias que ofertan bonos de más de 100€ como recursos para captar y fidelizar a los jugadores. Estas medidas son muy frecuentes ya que son una herramienta para expandir el negocio, pero, a su vez, como ha dicho el ministro “es perverso hacer pasar por dinero gratis este tipo de ofertas que llegan con una enorme sensibilidad a los colectivos más vulnerables”. Hasta ahora un usuario podía recibir hasta 200€ a cambio de registrarse o apostar, dinero que posteriormente tenía que invertir en las apuestas.

Además, con esta modificación de la Ley 13/2011, también se restringirá la publicidad de apuestas en radio y televisión, y solo se podrá anunciar entre la franja de la una y las cinco de la madrugada. Pero, según ha revelado este miércoles El Independiente, se librarán de esta restricción “los eventos deportivos que se retransmitan en directo a partir de las ocho de la tarde”, es decir aquellos partidos de máxima audiencia. Como ejemplo, esta temporada todas las jornadas de Liga han incluido al Real Madrid o al FC Barcelona en alguno de los partidos que se emiten a partir de las ocho y el último partido de liga entre el Real Madrid y el Celta Vigo, el domingo 16, tuvo una audiencia media de más de un millón de espectadores.

EFICAZ, un registro contra el endeudamiento

En el primer acto público del Ministerio de Consumo también se ha presentado el registro EFICAZ. Se trata de un fichero similar al Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIAJ), ya que los jugadores se inscriben voluntariamente, pero en este caso el fichero sirve para restringir la capacidad de acceso a financiación en línea o a créditos rápidos y también se aplica para restringir el uso de tarjetas de crédito. De esta forma, se pretende evitar que “los usuarios se endeuden y entren en una espiral de juego y consumo compulsivo”.

Debido a la falta de un marco legislativo en materia de juegos y apuestas para todo el Estado, las comunidades autónomas han regulado de forma distinta y esto ha llevado a grandes desajustes, como por ejemplo entre Madrid y Barcelona.

Comments are closed.